El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

24 de Septiembre, 2006

La Naval mediterránea.

Por LuciaRojas - 24 de Septiembre, 2006, 12:28, Categoría: Reportaje.


Bolivia's proud navy lacks only an ocean.
Simon Romero.
The New York Times.
Aparecido en: www.azstarnet.com
Traducción robótica de Google: X
Más allá de que la situación se preste para chascarrillo o figuras poéticas, la Naval boliviana no tiene mar, el reportaje parte de este hecho para comentar que:
En una arremetida diplomática combinando nostalgia y una astuta política nacionalista, el presidente EvoMorales ha comenzado a negociar para recuperar una pequeña parte de litoral para Bolivia.
La lectura es simplista y no incide demasiado en el tema, lo mismo sucede con este ingenuo mapa: X.  De cualquier manera, se pondera positivamente la labor de la Naval Boliviana.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Desalentador análisis de Petras.

Por LuciaRojas - 24 de Septiembre, 2006, 11:49, Categoría: Análisis.


La oscura búsqueda de Bolivia de un capitalismo normal.
JamesPetras.
Aparecido en: www.rebelion.org
En enero y febrero de este año (respectivamente aquí: X, y aquí: X), nos habíamos referido a el descrédito con que JamesPetras veía la llegada de EvoMorales a el gobierno boliviano; desde entonces, poco se supo de la opinión de Petras sobre el asunto, seguramente a la espera de que las acciones de el gobierno boliviano concreten de manera práctica su orientación política.  A manera de adelanto, en marzo apareció 'Gobiernos de 'centro-izquierda', ¿nuevos aires para la izquierda o aire caliente para una nueva derecha?' (nota que comentamos aquí: X) y en junio se publicaba 'Petras, Evo, Chávez y el imperialismo.'.  Ahora aparece esta muy interesante evaluación de el desempeño de ese gobierno en la que Petras desarrolla su opinión confirmando su desalentador análisis en el cual Bolivia no estaría encaminada en una revolución social transformadora sino que Morales y su gobierno no serían más que otra expresión de el capitalismo conservador.
La nota de junio analiza la dinámica de una nueva expresión de los movimientos sociopolíticos común a los países latinoamericanos, pero incide en el caso especial de Venezuela y Bolivia diferenciándolos por su particular relación con EUNA y por el manejo de sus recursos hidrocarburíferos; sin matices establece que en ambos casos se está aplicando una política nacionalista diluyendo de esta manera el componente ideológico como tema de conflicto o reforma:
En resumen, el conflicto se produce entre, por una parte, líderes nacionalistas democráticamente elegidos que defienden una economía mixta que les permita financiar los servicios sociales, y, por otra parte, la construcción imperial de EEUU y la UE y sus políticas intervencionistas destinadas a prolongar la Edad de oro del saqueo de economías privatizadas y no reguladas, y sus privilegios consistentes en un bajo nivel fiscal en la explotación de los recursos energéticos.
Si hay alguna diferencia cualitativa en Bolivia, sería el componente étnico que, sin embargo, este se instrumentaliza bajo las mismas decisiones nacionalistas:
Pero el aspecto más importante, teniendo en cuenta que Evo Morales fue elegido para "traer dignidad al pueblo indio", no puede ignorar la arrogancia con la que las compañías petroleras y de gas recibieron sus propuestas iniciales de negociar nuevos tipos de impuestos y nuevas empresas mixtas. Con el respaldo financiero y político de Venezuela, Morales decretó la nacionalización como táctica de presión para forzar a las compañías a negociar. ..., Evo Morales ha radicalizado sus tácticas para conseguir concesiones económicas y llegar en situación de fuerza a las negociaciones con las transnacionales de la energía. El objetivo del presidente Morales es negociar de buena fe y garantizar algún tipo de reparto de beneficios y de incremento fiscal.
El artículo que encabeza este comentario es una evaluación específica sobre Bolivia y su gobierno, sobre la política energética relativiza la nacionalización de los hidrocarburos simplificándola a una revisión de las cuotas que percibe bolivia por la venta de sus recursos que si bien se han incrementado, dejarían mucho que desear; acusa de confusión e incompetencia a las negociaciones sobre los nuevos contratos y sobre la explotación de el Mutún; la condición de clase que caracteriza el gobierno de Morales y sus colaboradores sería la clave para comprender su perspectiva, pero desmitifica su origen originario y pobre:
La principal diferencia entre el gobierno de Morales y su anterior predecesor radica en la composición de las clases en la ideología y en la política exterior. La mayoría de los ministros y consejeros pertenecen a la clase media, reemplazando a los ‘oligarcas’, tecnócratas de la clase media alta y a la elite de empresarios. Provienen de las ‘clases populares’ pero han ascendido a la clase media. Como un escritor apunta, "Los orígenes sociales de la nueva elite del Gobierno es principalmente campesinos, mineros, artesanos y otros orígenes humildes pero su actual patrimonio sobrepasa 50.000$- una condición que aproxima la clase media a sus estilos de vida. Si añadimos a eso la abundancia de intelectuales de clase media, tenemos un gobierno que es mayoritariamente clase media urbana".( Lorgio Orellana Aillon "Hacia una caracterización del gobierno de Evo Morales" Osal no.19, p45-54).
El origen popular y social de su base electoral se refleja en la ideología: demagógica, populista y nacionalista; pero sus políticas neoliberales reflejan la movilidad ascendente y sus nuevos referentes sociales se encuentran entre la clase tradicional económica dominante. La nueva elite política, sin base económica, busca a través del control sobre el aparato del estado y lazos con el capital (domestico y extranjero) crear una ruta ascendente de riqueza, estatus y eventualmente entrar en la elite económica.

Petras sigue relativizando los ponderados meritos de el gobierno de Morales, cuestiona la calidad de algunos de sus colaboradores; en cuanto a la política exterior, incide en la contradicción entre el discurso antiimperialista y la solicitud de concesiones a el imperio.  Para profundizar en la política hidrocarburífera expone esta seria pregunta:
Por qué un gobierno que se llama revolucionario o incluso reformista, y tiene el apoyo de más del 60% del electorado negocia unos contratos para el gas tan desfavorables, cuando hay una mayor demanda y los precios están subiendo?, Para ser menos precisos: Como la política fracasada del gas se relaciona a su estrategia económica y social en general?
Las respuestas son desoladoras y tampoco son positivos los análisis sobre los contratos para la explotación de el Mutún, sobre los planes de reforma agraria, o sobre los alcances efectivos de la Asamblea Constituyente.
El análisis de Petras es totalmente desalentador y no deja resquicio alguno para esperar algo positivo de Morales y su gobierno; en todo caso, es un referente teórico para contrastar las acciones gubernamentales.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)
Etiquetas: